Vecinos de La Ñata, en Tigre, y miembros del Movimiento en Defensa de la Pacha manifestaron su preocupación ante el inicio de las obras del barrio privado Santa Ana, a orillas del arroyo Claro. “Nos avisó un vecino. Arrancaron a rellenar en paralelo al arroyo y a la avenida. Hay dos sitios arqueológicos que están bien cerca”, advirtió Valentín Palma Callamullo, integrante del Movimiento y uno de los referentes de la lucha por la protección de Punta Querandí.

“Hay tres sitios arqueológicos en La bellaca. A Provincia (a través de la Dirección Provincial de Patrimonio Cultural) le pedimos informes sobre estudios en este lugar y nos lo vienen negando. Estamos preocupados porque están avanzando, no sabemos si la intención es dejar los sitios ahí y alrededor todo el country”, planteó Palma Callamullo, y destacó que dos de esos sitios incluyen enterramientos y que el barrio se proyecta sobre 70 hectáreas de humedales. 
Santa Ana es un emprendimiento de la empresa Eidico, la misma que construye sobre Punta Querandí. “Ya no pueden destruir los sitios, pero quieren hacer lo que hicieron en San Matías, en Escobar: el sitio no lo destruyeron, pero lo dejaron entre el club house y las canchas de tenis, sin ningún respeto”, expresó el referente del Movimiento en Defensa de la Pacha.