Con fuerte presencia de vecinos de diferentes organizaciones independientes de Vicente López, en una sesión tensa el Concejo Deliberante aprobó ayer unas 43 excepciones al Código de Ordenamiento Urbano (COU) para permitir la construcción inmobiliaria por sobre las normas vigentes. Una modalidad que se hizo costumbre en la gestión del intendente Jorge Macri en estos últimos cuatro años, período en el que se aprobaron cerca de 300 excepciones de este tipo. La más grave de las aprobadas ayer, según los vecinos, es un cambio en la zonificación del área donde se encuentra el Puerto de Olivos, que permitirá el uso comercial de la zona y que le otorga facultades al jefe comunal para definir los “indicadores urbanísticos”. Es decir, decidirá en qué superficie se va a construir, a qué altura y cómo, sin respetar los procedimientos que indican que debe ser consultado con la Provincia y con los vecinos.

“Fuimos a la sesión porque estamos totalmente en contra de las excepciones que se vienen realizando permanentemente. En estos cuatro años, se aprobaron casi 300 excepciones del COU, la mayor parte referidas a la construcción de torres y de más cemento en espacios verdes. Creemos que de ninguna manera esto es progreso, sino involución: estamos perdiendo cada vez más espacios vecinales y públicos”, señaló Carlos Gurvich, integrante de Unidos por el Río y del Foro de Salud y Medio Ambiente. Y agregó: “Es verdaderamente repudiable lo que está haciendo el Ejecutivo y gran parte de los concejales. Lo del Puerto de Olivos es lo más grave, porque se le dieron plenos poderes a Jorge Macri para que pueda tomar decisiones sobre ese espacio público y para extender negocios comerciales no sólo en el puerto, sino en las nueve hectáreas vírgenes que son aledañas. Es muy grave y peligroso”.
“Van a seguir con las torres en la costa y hasta se sospecha que quieren hacer un Casino, quieren convertir la costa en un Puerto Madero con grande negociados, sin siquiera consultar a los vecinos”, relató por su parte Flavia Assanni, de la organización vecinal Convivencia Urbana. 
El concejal Carlos Roberto, uno de los pocos que votó en contra de todas las excepciones y que viene denunciando este tipo de avance inmobiliario en el distrito, aseguró que con algunos vecinos están pensando en presentar una denuncia en la Justicia contra la ordenanza del Puerto, que es la que más preocupa. “Van a hacer proyectos gastronómicos y un Centro de Convenciones, según informaron, pero no están claros los alcances de las medidas en los terrenos libres del puerto. Esto debería ser parte de un proyecto integral, que incluya consultas a los clubes que están en el lugar y a los vecinos”, señaló el concejal. Y contó que entre las 43 excepciones, la mayoría incluye permisos para construir torres más altas de lo que la zonificación lo permite. “Uno de ellos es en un edificio de Aristóbulo del Valle 1630, en una zona histórica donde hay un paseo cultural”, detalló.
 
Piden declarar la emergencia
 
Agrupaciones vecinales independientes de Vicente López convocaron ayer por la tarde a los concejales electos para entregarles una carta de compromiso para “Decretar la emergencia urbanística y ambiental” en el distrito y para pedirles que no autoricen “ninguna nueva obra edilicia de magnitud ni cambios de afectación en tierras públicas o privadas hasta contar con un Plan Urbano Ambiental integral”. Pidieron, además, que no permitan más cambios en el COU que provoquen el aumento en la densidad habitacional o reduzcan el uso público del suelo.