La Asamblea Unidos por el Río denunció, a través de un comunicado, que volvió a instalarse la práctica de la revisión de bolsos y pertenencias a los visitantes del Paseo de la Costa de Vicente López, pese a que la Justicia ya se pronunció en su contra. “Este 2016 no se queda atrás en lo que se refiere a ilegalidades en Vicente López. Parecería de no creer que en plena vía pública se solicite, sin motivo alguno, la revisión de bolsos y otras pertenencias para poder ‘ingresar’ al Paseo de la Costa”, escribieron los vecinos.

Al ir al Paseo de la Costa no estás ‘ingresando’ a ningún lado, ya que es parte de la vía pública por la que venís caminando para llegar al Paseo. Al hacer esto, el municipio de Vicente López, encabezado por Jorge Macri, está violando no sólo la misma Constitución Nacional sino que también incumple una orden judicial que dictaminó que los cacheos realizados por personal municipal y policía bonaerense en el Paseo de la Costa son ilegales”, expresaron desde Unidos por el Río.

“Nosotros mismos, o amigos nuestros que fueron a la costa estos días, vieron que volvieron a hacer cacheos. No indiscriminados, sino de forma aleatoria. Las mismas prácticas que ya habíamos denunciado, en el mismo lugar”, advirtió a este diario Néstor Bonacina, miembro de la asamblea. “Nos sorprendió. Por ahora difundimos y lo más probable es que hagamos algún hábeas corpus nuevamente. Hablamos con el abogado y vamos a insistir. Porque está vigente la normativa que dice que no puede haber cacheos, que son  ilegales. Pero a las cuestiones judiciales no les están dando mucha bolilla”, se quejó el vecino.

Cabe recordar que el 27 de octubre pasado la Sala VI de la Cámara de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires emitió una resolución declarando “improcedente” el recurso de queja que interpuso el Municipio a los hábeas corpus que presentaran los vecinos de Vicente López contra los cacheos. Así, quedó firme la decisión judicial que ya había sido respaldada por la Cámara Penal Sala III de San Isidro, que en mayo rechazó la apelación interpuesta por el Municipio, luego de la decisión adoptada en primera instancia.

Hace un año, en enero de 2015, estas requisas habían desatado un escándalo cuando cuatro jóvenes denunciaron ser víctimas de violencia institucional por parte de los empleados municipales y de los efectivos policiales, tras negarse a mostrar el contenido de sus bolsos. Una de ellas, que llevaba a pasear a su hija de tres años, fue detenida y hasta le “armaron” una causa por “resistencia a la autoridad”.

En el mismo comunicado difundido ayer, Unidos por el Río advirtió que “a esto se suma la circulación de vehículos oficiales sin patente y de oficiales de la Policía sin placa identificatoria”. Lo mismo se denunció hace pocas semanas en este distrito, durante el violento desalojo al centro Batalla Cultural. Con estos antecedentes y tras el retorno de los cacheos ilegales, los vecinos manifiestan su preocupación ante el temor de un aumento de la violencia institucional.