El intendente de Vicente López, Jorge Macri, visitó en Playa Grande el stand promocional de su distrito, durante una recorrida por Mar del Plata. Luego, pasó por General Pueyrredón, donde mantuvo reuniones con funcionarios y políticos de uno de los 65 municipios que Cambiemos obtuvo en octubre. En declaraciones al diario La Nación, habló de todo: la gestión de María Eugenia Vidal, cómo encontró al Grupo Provincia, la relación con el Frente Renovador y el futuro de Cristina Fernández de Kirchner.

“Tenemos que ratificar lo hecho y buscar respaldo en gestión”, abrió Macri durante su paso por Mar del Plata. Con un pie en el Ejecutivo de Vicente López y otro en el Grupo Bapro, el primo del presidente se coloca en el centro del dispositivo político del Pro en la Provincia de Buenos Aires. En relación a sus primeros días en el holding, afirmó que se encontró con algo peor de lo que se veía: “Es una mala situación, pero no me gusta quejarme de lo que me entregan. La gente reclama que nos hagamos cargo y demos soluciones. Eso no quita que hay cosas que no dejan de sorprender. La situación financiera era previsible, pero la destrucción de la capacidad de hacer del Estado y dar soluciones, eso preocupa”, indicó.

Hace un año, el presidente del PRO bonaerense salió con los tapones de punta contra Vidal luego de que la entonces vicejefa de Gobierno porteño hiciera públicas sus intenciones de gobernar la Provincia. Hoy, con las cartas sobre la mesa, reflexionó: “La mejor candidata era ella. Fue una decisión muy inteligente y no nos equivocamos. Representa muy bien el espíritu de cambio que queríamos. Figura muy diferente a lo que Aníbal Fernández planteaba”. 

Consultado por un balance de la gestión luego de un mes y medio, aseveró: “Se nota que empezó una nueva etapa de diálogo y consensos. Con una forma de gobernar distinta. Con todos y para todos. No existía en el país. El kirchnerismo quería gobernar para todos con algunos. El llamado de María Eugenia a todos los intendentes no tiene antecedentes. Que después tiene correlato en un presupuesto con $ 10.000 millones que ejecutarán los intendentes. Es muy inteligente, generoso y bueno para el vecino”.

Por otra parte, opinó sobre la relación actual entre Mauricio Macri y Sergio Massa y se atribuyó buena parte de las diligencias preliminares para que ambos dirigentes se mostrarán hoy así de cercanos: “Creo que mucho de la relación actual tiene que ver con mi paso en el grupo de intendentes que gestó el Frente Renovador. Fui el único que se desprendió. Las relaciones se construyen rápido y se consolidan con tiempo. Lo que se hizo tiene dos valores”. Y agregó: “Uno que ayuda a la relación que hoy tenemos con Sergio Massa y su gente. Que haya ido a Davos es una señal, aunque no significa que seamos lo mismo. Y algo no menor fue poner un límite al kirchnerismo en la provincia. No sé si la gente hubiera votado el cambio de 2015 sin el antecedente de 2013”.

Por último, aseguró que no cree que Cristina Fernández de Kirchner se coloque fuera del escenario político: “Creo que va a ser difícil que pueda conducir al peronismo. Estimo que el kirchnerismo dejará de ser un fenómeno tan amplio e inclusivo. Será expresión de un sector y otras partes buscarán su identidad. No descarto que Cristina sea candidata por la provincia en 2017. ¿Por qué no?”.